29 oct. 2012

El guebo de la cerpiente i la cachetada metafícica

Aora me pongo culturozo. Allér con La Cata, culminamos hun eccelente findecemana ocservando una peliculas: "El guebo de la cerpiente", que lló escuchava por todas partes que que desían "que vuena película, que vuena película, que clácico del sine de todos lo tienpos, seniores es marabillosa, eccétera".
Y vueno, al fin que aller aprobechando que estavamos solos i sin la jocefita le dige a la seniora de mis dias (La Cata): "oy bamos a ber el guebo de la cerpiente". Eya me pegó un cachetón porque no le gusta que le avle con lenguaje soes cuando quiero tener relasiones secsuales.
Un rato después, cuando ce le pazó el enojo i entendió que le avlava de una película que ací ce llamaba (el guebo de la cerpiente) nos centamos i la bimos con el debde (que cada dia andas peor i lo quiro canviar).
¿Que les podría desir de la pelicula¿ !!!!!hes jenial! Me paresió una coza mui intelijente de parte de Vernan, el director, penzar en revuscar el orijen de qué pazo con los nasis antes de los nasis i ademas ber como el dabid carradain ce bah bolviendo loco en medio de la barbaridad alrrededor, que ce lló. Algo antolojico.
Pero vueno, no les boi a contar el hargumento ni nada de eso. Llá iran a berla i ce les hiluminará lo que les quiero desir.
Pero hantes de terminar, una pequenia reflecsión que asíamos con la Cata: hes hesta: lló le dige a la Cata: "rrealmente ce bhe que es un clácico, pero no cé por que (para colmo me confundia mas porque un rato antes avía bisto el clácico de riber i voca)" 
Eyya, yena de saviduría hinfinitamente vondadosa dijo: "la pelicula es un clácico porque ai muchia jente que ce ciente hidentificada con eya a lo largo de muchos momentos (acá ce puzo la lengua sovre el lavio, para pensar mejor, i lebantó la sejas i después bolbió a avlar)...ai un menzage en la película que le avla a la jente en muchos lados i epocás diferentes...captas lo que digo?".
Lló, no hentendí ni jota. Pero le dige que cí.
I me quedé hun rato penzando.
I después me quede unas oras penzando.
I hesta maniana hentendí.
I me puze a ber (con vastante miedo) alrrededor mio cino ce enpesavan a ber las crias de cerpiente que ban a naser dentro dde unos dies anios.
Conclución: La Cata primero me puso una vofetada hen el cachete i despues huna en la parte metafícica de mi perzona (lla saben que a beses me pongo filozofo: lo que quice desir con la cachetada metaficica fue que me conmobió con su pensamiento i me íso pensar a mi mismo).
Ai que hestar atentos hamigos.
Los abrasa,
Orasio.

2 comentarios:

nilda dijo...

me dio ganas de verla. Mire ud. el chico kunfu.! a mi esa serie me hacia pensar tambien, y yo queria ser asì de sabia y asi de tranquila. Si, lo que ud. dice es verdad, cada tanto nace una camada de huevos de serpientes. Estamos invadidos por las que se cocinaron antes y sujetas por las que vendran. Pero no me de bola, me parece que a veces me pongo triste o negativa.

Orasio Estevan Hálvares dijo...

mire, lló no cé ci nasen o ce asen. Hel tema hes que los guebitos (i los guebonsitos) hestán cienpre ayí i ci nos descuidamos nos comen. Como disen que pazan con los guebos de una cerpiente que los pone hen hun nido de pajarracos i cuando nasen las cierpientes chicas i los poyitos, las cerpientes ce los comen. La hironía hes que la madre henplumada hestuvo enpoyando a los guebos de los acecinos de sus propios ijos...ironico, no? lo que paza hes que despues no podremos desir "lló no savía". La abraso Nilda, grasias por todo. I no creo que cea negatiba. Hes husted una jenia.