4 jul. 2010

Crónicas de un ateo del futvól: aora puvliquen esta, que la tienen mas adentro que nunca

Hestimados hamigos del alma: beo que llá son onse los ceguidores del vlog de Orasio, caci una dozena. Hes mucho mas de lo que esperava cuando comensé a anotar mis pensamientos en esta sona del civerespasio.
Por otra parte, supongo que llá estarán acostunvrados a las aucencias melancolicas de heste povre onvre que ni penzar ni escrivir save, pero lo que panza es que la hépoca del mundial me cencivilisa. Higualmente quiero que cepan que todo el tienpo é hestado penzando en hustedes i en este vlog i a partir de aora boi a aser una retrospectiba de cozas hinportantes que án ido panzando i que ban a ceguir panzando desde éste momento.
Es ovbio que la cuestion del futvól ocupa un lugar sentral i me parese que una vuena manera de enpesar estas cronicas es de atras asia adelante. Por ezo lo primero que quiero aser es una critica salbage al periodismo deportibo, que ce á buelto una cuestion de hestado. Ci ce me permite avlar metaforicamente del futvól (i del deporte en jeneral, porque la tendensia hestá) como una relijión, los periodistas deportibos son algo ací como los saserdotes de hésa relijión, los ecségetas (tube que vuscar hesa palvra en el dicsionario)  i reacsionarios como algunos lamentavles ejenplos de las relijiones que avlan de Dios.
Lo que quiero desir es que tienen el poder de asernos ber las cozas de una forma i de la otra. Eyos inbentan teorias i las inponen i no tienen rreparos en canviarlas una i otra bes. Eyos son los que crearon la imajen de maradona como dios i eyos lo demonisaron i eyos lo bolbieron a lebantar. Detras de eso ai un onvre que no es dios, que fue un jugador de futvól ecseccional i que le dio cosas a la jente, no a los periodistas que ce adueniaron de todo. I todo esto independientemente de lo que ce pienza de maradona i de su forma de cer, eccétera. I ací, durante tres cemanas émos escuchado, leido i bisto como nos avlavan del "jiro" de Maradona, de como ce á sibilisado, de su sorprendente madures, eccétera. I de lo vuena que andava la celecsión.
Aller despues de la tristesa del 4-sero, que me entere finalisado el partido cuando entre a la caza i la bi a la Cata desolada (más adelante savrán por qué no bí el partido), aí nomas llá todos avlaban de fracaso i de las cozas malas de maradona. Esos saserdotes de los medios de comunicasion, esos periodistas deportibos que zon la vasura cenzasionalista mas cenzasionalista, porque cer irresponsavle en el deporte no tiene, en apariensia, concecuencias, eyos deven averce caido de culo cuando bieron a toda la jente parada en las rrutas esperando a la celección. Antes le cenzasionalista estaba en lo politico i polisial, aora esta en los espectaculos un poco i sovre todo en los deportes: aí eyos pueden desir cualquier cosa, eyos son los que mesclan todo i los que enjendran la biolensia para ceguir avlando. Eyos uvieran querido que toda esa jente estubiera aí para putiar a los jugadores (algo como uvo en Vracil), pero no, esa jente estava aí para agradeser, porque es lo que queda: agradeser a los muchachos.
Es demasiada finesa hintelectual pedirles a los periodistas que entiendan que la jente save vien que a beses ce puede perder i a beses (mui pocas) ganar, que cepan que la jente ce conmuebe por el esfuerso i no solamente por el triunfo. Hes demaciada sutilesa que conprendan que todos podemos hestar tristes, pero felises: fuimos a jugar i jugamos vien i el aleman que dijo que zomos ací i ací i que despues del partido lo rrepitió, lló creo que quedo como un tarado porque no uvo nada de eso: uvo 11 fieras maradonianas jugando i vancándoce una terrivle golpisa deportiba i nada mas. Ci los alemanes son frunsidos, los arjentinos no tenemos la culpa (i, por hotra parte, son eyos los que nos rovaron una final del mundo con una probocación al arvitro mejicano codesal, no lo olbidemos ni al penal ni al mejicano hese, que dijo tener avuelos arjentinos para justificar que lo iso por herror i no por boluntad). En todo cazo, llá que los periodistas no zon capases de aser esas cuestiones tan zutiles, cí por lo menos podríamos ecsijirles algunas cozas mas concretas.
Ací que aora me gustaria ber en todos los diarios como nos piden perdon los periodistas a nozotros, no zolamente a los jugadores. A eyos les tienen que pedir perdon por dudar de su grandesa, por confundirce i no rrespetarlos profecionalmente, por olbidarce que en una cancha juegan perzonas i no maquinas i que aci como ce tiene un mal dia en el travajo de la ofisina ce tiene un mal dia en el canpo de juego. Por otra parte, a nosotros nos tienen que pedir perdon por suvestimarnos, por no conprender que los umanos comunes i corrientes baloramos el esfuerso i no zolo el écsito, por penzar que ivamos a ir a hinsultar cuando en rrealidad queriamos ir a aplaudir. Son eyos los que nos han yenado en beinticuatro oras de notas que avlan de hinternas en el equipo, de herrores obbios (que asta ase beintisinco oras eyos mismos aplaudian), de predicsiones que tenian i que no puvlicaron para "no poner mala onda" (pero las puvlican sovre el cadaber caliente, ¿eso que es? ¿necrofilia vuena onda?), ecsétera. Hespero leer pronto esas disculpas. En otra ocacion avlamos de Maradona, de sus elecsiones, de sus grandesas i vajezas.
Aora cigamos aplaudiendo, que no deve tener berguensa el que pierde luchando.
La tienen adentro, periodistas deportibos, pero no solamente la de maradona, ci no la de miyones i miyones de arjentinos.

2 comentarios:

grace dijo...

eccccccselente, don Orasio. Y ke la sigan shupando. Pasman, chupala tarado...

nilda dijo...

orasio, bien por su vuelta.Me estaba preocupando y que ud.creyera que era yetatore y entonces se clavara un cilicio, que no es una grapa, sino un cinturon con puas para adentro como hacian las monjas antiguas para pedir perdon a dios (pero a mi me parece que un poco les gustaba clavarse algo, pero eso es por que nunca pienso bien de las monjas)
en todo caso buena cronica sobre la buitrada. Pero atras de todo, esta el dinero, cherchez le platé.